sábado, 4 de febrero de 2012

De por que tengo más fe en Twitter que en una oración

Católicos recalcitrantes, religiosos empedernidos, creyentes inamovibles, personas sin una mente abierta: favor de abstenerse a leer esta entrada.
Lo más probable es que terminen muy enojados conmigo... o peor aún, se den cuenta de que quizá tengo razón y cambien su perspectiva sobre las oraciones.

Recuerdo que cuando yo era niña y mi mamá y yo todavía vivíamos en casa de mis abuelos, mi abuela rezaba todas las mañanas antes de empezar a desayunar y todas las noches antes de irse a dormir. Solía hacerlo en una voz muy queda, apretaba los ojos, se ponía las manos entrelazadas delante de la cara y como estaba de rodillas, la niña de cuatro años lo interpretó como que le dolía orar, como que lo sufría. Además, nunca entendí que tanto decía y cuando le preguntaba su respuesta era que agradecía y pedía por su familia. Esa niña de cuatro años nunca quedó muy convencida con sus explicaciones ¿por qué si eran cosas tan simples había que hacerlo con tanta ceremonia? ¿Que tenía de malo hacerlo en voz alta? ¿Por que Dios nunca le contestaba a su evidente devoción?

Casi veinte años después de todas esas preguntas creo que tengo una mejor comprensión del asunto. Dicen los que saben, que Dios no te contesta literalmente, sino que lo escuchas dentro de tu corazón, que la oración no es un monólogo sino un diálogo; y que mejor dicho, en lugar de ser un diálogo, es un momento para pensar en los diversos momentos importantes de la vida de Jesús para verlos reflejados sobre nuestra vida, para ver nuestra existencia a través de los ojos de Dios. Si no me creen, aquí, acá y mas acá encontrarán evidencias de lo que estoy diciendo. Y no, no busqué en Wikipedia.

Pareciera que:

1.- Orar hace que escuches voces en tu cabeza (además de la propia, obviamente)
2.- Si no las oyes es por que lo estás haciendo mal
3.- Debes conocer todos los momentos de la vida de Jesús para poder hacerlo
4.- Los que saben orar también tienen el poder de ver las cosas a través de los ojos de Dios

A mí me suena a que orar equivale a tener una ligera falla cerebral y a tener una personalidad estúpidamente arrogante. Ya saben, por aquello de las voces y de ver las cosas con la perspectiva de Dios. Ahora, supongamos que yo estoy mal y que Dios si te escucha. Cuando rezas no obtienes un verdadero feedback, más que lo que TÚ crees que te contesta. ¿cómo estar seguro de que la voz que oyes no es la tuya? ¿o la de tu otra personalidad? ¿cómo te aseguras de que no te estas engañando tu solito? Y si le mandas mensajes a los ángeles (los otros seres divinos) ¿cómo es que te entienden? Según mis fuentes (sip, tengo otro link) ningún ángel tuvo un cuerpo, ¿cómo le hacen entonces para entender emociones humanas? Las emociones no se sienten en el alma, se sienten en el cuerpo. Además, su principal tarea es reportarle a Dios si hacemos el bien o el mal, ¿cómo entienden el bien y el mal si no saben lo que es ser humano? Y dicho sea de paso, tampoco parece que tengan la habilidad de dar una retroalimentación decente.

Así que parece que rezar es hablarle al cielo esperando tener una respuesta y confiando en que tendremos la capacidad de interpretar correctamente el mensaje de regreso. Si basamos el éxito de la interpretación humana de los mensajes divinos por las cosas que se han hecho "en nombre de Dios",  me parece que el diccionario divinidades-humanos esta pésimamente traducido.

 El problema está en que si uno deja de creer en la oración, ¿que opción te queda? ¿en dónde expresa uno todo aquello que necesita expresar? !Ah...! Para eso esta Twitter.

Twitter es para mí la versión moderna de la oración. Y desde la perspectiva de esta adulta (o al menos intento de cierta madurez) de 24 años, mucho más eficiente. Twitter es una red social que en junio del 2011 registró 300 millones de usuarios y aunque un tercio de ellos no presenta actividad regular, el poder de Twitter es evidente para todos sus usuarios. ¿Y que tiene esto que ver con la oración? Pues si tomamos en cuenta que los puntos flojos de rezar son que no tienes una respuesta adecuada y que los oyentes son seres divinos cuya existencia no es comprobable y que en caso de existir son incapaces de sentir emociones humanas, bueno Twitter ya va ganando dos de dos.

Uno puede decir lo que sea en Twitter. Puedes agradecer, mentar madres, quejarte, celebrar, reconocer, decir cosas superfluas, profundas, ciertas, incorrectas, importantes, banales, ¡TODO! Y si diriges tus mensajes a la cuenta adecuada, lo más probable es que tengas una respuesta a lo que pediste, que encuentres lo que necesitas, ya sea que te confronten, que te enseñen otro punto de vista, que te apapachen, que te acompañen, que te cuestionen, que te apoyen, que esten en desacuerdo contigo, que se sumen a tu causa.

Twitter me ha ayudado a resolver más problemas que la oración, me conforta más que la oración, me da una retroalimentación decente a diferencia de la oración, me acerca a los otros mejor que la oración. Además Twitter organiza, informa, difunde, comparte, propone y ayuda. Cosas que la oración no hacen. Cierto, todo eso que se puede hacer en Twitter debe tener su equivalente en la vida real para que realmente cuente, pero la verdad es que Twitter ayuda a que cuente, a que se haga realidad. Por ejemplo, gracias a Twitter y sus usuarios he encontrado casa para un perrito callejero, conseguido donadores de sangre y devuelto una cartera. Todos conocemos historias donde Twitter ha jugado un papel importante para lograr cosas. Cierto, también hay historias de esas sobre la oración ¿pero cuántas? ¿Y cuantas sobre Twitter?

Personalmente creo que mandar mensajes de máximo 140 caracteres tiene muchos más beneficios y alcances que rezar. No estoy en contra de rezar, solo estoy diciendo que prefiero "rezar" en Twitter que sobre mis rodillas por que seamos honestos ¿qué es más divino que un momento empatía y conexión entre seres humanos? No importa que no se conozcan, que sea sólo un momento, que sea virtual; yo creo que eso sólo lo hace más especial. No hay nada más divino que un ser humano que dedica aunque sea un momento de su día a pensar en otro ser humano, a ponerse en los zapatos del otro. Es por eso que tengo más fe en Twitter que en los rezos.


"El reino de Dios, esta aquí, entre ustedes los hombres"
Lucas 17:21

"La religión está en el corazón, no en las rodillas."
Douglas Williams Jerrold

viernes, 30 de diciembre de 2011

Carta al tío

Hola Fer.

Han pasado 24 días y esta es la primera vez desde tu muerte que me dirijo a ti. Estuve a punto de escribir "desde tu partida" pero no te fuiste a ningún lado del que vayas a regresar y aunque me ha costado mucho trabajo, quizá es apenas hoy que soy capaz de hablar de tu muerte como eso, como lo que es; como que te moriste.

Mientras te escribo esta carta me pregunto a mí misma por mi sanidad mental. No puedo asegurar que haya un lugar en el cuál puedas estar. Ni siquiera sé si "estás" aunque no sea un "lugar". Lo último que compartimos fueron unos segundos en el teléfono, me deseaste un buen día y yo desee lo mismo para ti. Que ironía que ese mismo día pero más tarde, me arrodillé frente a tu cuerpo y te imploré al oído que por favor despertaras, que por favor terminaras con esta broma de mal gusto y les demostraras a todos que estabas bien. Por supuesto no lo hiciste. Tu cuerpo llevaba ya algunas horas sin vida. Desde ese momento hasta ahorita me pregunto que tan raro es dirigirte unas palabras. No tengo una respuesta. Me parece que no estoy tan loca. Miles de personas dirigen un montón de palabras al cielo todos los días. Algunos piden cosas, otros mandan agradecimientos y algunos más mandan uno que otro improperio. Aparentemente eso es normal. Tú lo sabes. Tú lo viste. No tengo claro si tu lo hacías. Siempre te definí como un hombre muy espiritual y cero religioso. En mi código eso es perfectamente posible. Y pues bueno, aquí estoy, mandando unas palabras a ningún lugar en particular pero dirigidas a ti.

En fin, no te escribo esta carta para intentar adivinar cuáles eran tus creencias exactas, ni es un tratado sobre mi sanidad mental. Dejémoslo en que sí estoy loca, pero funcional y en que sin importar que creías no esta tan loco que te escriba. La intención real de esta carta es contarte algunas cosas que ya no te conté directamente mientras vivías.

Me parece un tanto ridículo hablar de lo no tan bueno (por no decir malo) que ha pasado después de tu muerte. Cualquier cosa que haya sucedido después ya no fue en tu tiempo. Todo lo malo que haya venido después del día en que moriste son cosas que ya no te tocaron vivir. Seguro tendrías mucho que decir al respecto de uno que otro acontecimiento, sobre todo si hablamos de los que han sucedido en la familia, pero ya no te toca preocuparte ni ocuparte de nada de eso. Los que nos quedamos aquí encontraremos la manera de resolver o terminar de cagar lo que sea se haya presentado.

Me parece que tiene más sentido hablarte de las cosas que sucedieron mientras todavía vivías. Y también platicarte un poco de las cosas buenas que han pasado. Por ejemplo, me metí a la universidad. Atendí un atropellado, averigüe que hay un chingo de gente que me quiere y aunque tengo entendido que si te enteraste, yo no te dije que me mudaba a San Luis Potosí a vivir con Fernando. No, no tú wey, el otro Fernando, el que es paramédico y amigo de Vaquero. La última vez que tú y yo hablamos de él no mostraste mucho entusiasmo frente a la idea de que saliera otra vez con él, pero también estuviste de acuerdo con mi razonamiento y me dijiste que me apoyabas y que cualquier cosa que necesitara y decidiera estarías conmigo. Nunca te actualicé ni te dije que las cosas iban tan bien que habíamos decidido mudarnos juntos. Ayer nos cambiamos a la casa nueva. Es una casa padrísima que yo creo que te encantaría. Hoy instalé las tapas de los baños. Un trabajo sencillo y de acuerdo a lo que entiendo, poco femenino según la gente común y corriente. Pero tú no eres (¿tengo que escribir "eras"? Lo siento, todavía no puedo) ni común ni corriente. Tú eres único.

Tú siempre hiciste todo lo que estaba en tus manos para que yo fuera una mujer autosuficiente, para que nadie me viera la cara de pendeja, para que no me quedara de brazos cruzados ante las injusticias, para que no dependiera de nadie.
Y todo eso me lo enseñaste a través de cosas que por encima se veían mucho más simples. Por ejemplo, te tomaste el tiempo de enseñarme a usar un taladro, a no tenerle miedo a un martillo y a saber usar desde el desarmador más simple hasta el más complejo. Y aunque la primera vez no tuvo muy buenos resultados ya que metí la brocha con pintura blanca a la cubeta de la pintura roja y viceversa, creo que por los tres años que tenía en ese momento se me perdona!! Esta es la primera casa en la que voy a vivir que no va a tener tu "toque mágico" y no sabes lo triste que me pone eso. Y con todo y mi tristeza no dejo de ver que va a tener ese "toque mágico" que me enseñaste que toda casa debe tener a través de mí. Gracias a lo que te preocupaste por enseñarme no han diseñado el mueble prefabricado que no sea capaz de armar. No hay instalación (que venga con instructivo) que no pueda resolver. Puede ser que me falte práctica y que prender un bóiler me cueste trabajo, pero nada queda chundito por que me enseñaste a hacer las cosas bien. Se hacer un montón de cosas que me ayudan a vivir bien, cómodamente y a gusto, tal como tu decías que se debe vivir.

También me enseñaste a usar una navaja, a dar golpes certeros (literal y figurativamente), a contestar los insultos y los albures, a no quedarme callada. Se usar la navaja de mariposa, los chakos y los puños. Gracias a eso me siento un poco más segura en la vida. Gracias al respeto que tu tenías por las mujeres y que me transmitiste para conmigo misma, no hay cabrón que se atreva a pasarse de listo conmigo. Y las pocas veces que uno lo ha intentado, en el metro por ejemplo, se ha llevado sus buenos gritos y confrontaciones. Me enseñaste a cuidarme. Me enseñaste a defenderme. A no dejarme. Me enseñaste que un hombre esta para dar cariño, protección y apoyo. Me dijiste que yo debía buscarme un hombre cabrón con los demás y que amable conmigo. Que me dejara ser y me dejara hacer mis cosas pero que me apoyara si lo necesitaba. Por cierto, creo que lo encontré. Y aunque es un poco creepy que tengan el mismo nombre, también es una linda casualidad. Me enseñaste que el respeto se gana y se demuestra y que nadie tiene porque pasarse de idiota conmigo o con mi mamá. Eres el único de mis tíos que me enseñó que cuidarse y defenderse esta por encima de la propiedad y la moral, y que a veces la manera de defenderse y cuidarse es soltar un madrazo (literal o figurado) tan grande que el otro se aleje para siempre o no se pueda levantar. También me dijiste que no hay por que soltar siempre el primer golpe, que a veces con gritar lo suficientemente fuerte, con demostrar la fuerza que uno tiene y de lo que somos capaces, es suficiente para que el otro se doble y se aleje.

Me enseñaste a ver a las personas como personas sin importar quienes eran o de donde vinieran. Todavía me acuerdo del aventón de dos horas que le dimos a aquella empleada de la Comex cerca de la casa de la carretera que nos encontramos de casualidad parada en una esquina esperando su camión. Me dijiste que entre las personas sí existen las diferencias, que eligiera bien a mis amistades, pero que tuviera respeto por cualquiera. Me contaste de tus amigos porros de la prepa y de como los ayudabas. Me contaste como ser amigo sin ser borrego y aunque fumabas y a veces me invitabas un cigarro, siempre condenaste todo tipo de droga y cuando a los 13 años te dije que yo creía que había que probar de todo me diste un zape durísimo y me dijiste que no hiciera pendejadas, que las drogas no eran para jugar ni para probar con ellas, que no fuera estúpida y que tomara mis decisiones con criterio. A ti no te importaba la apariencia. Respetaste a todos mis amigos y siempre estuviste ahí para mí y para ellos cuando las cosas se salían de control o simplemente por compartir con nosotros, por divertirte y relajarte un rato.

Aprendí muchísimas cosas de ti. Quería decírtelo. El día de tu muerte yo estaba tomando el paso hacia esta nueva dirección. Estaba en San Luis Potosí con mi novio viendo casas. Por lo que tengo entendido tú lo sabías y aún así te bastó con desearme un buen día para despedirte de mí. Quiero pensar que no había ningún pendiente entre tú y yo, que esto que escribo es bien sabido por los dos. Que es más bien lo escribo para hacer constar lo chingón que eras. Que te basto con desearme un buen día por que estabas tranquilo y orgulloso de mí y de mis decisiones. Donde quiera que estés, si es que estás en algún lugar, te quiero dar las gracias por todo lo que hiciste por mí, por todo lo que aprendí y por todo lo que de alguna manera hiciste para prepararme para este momento que estoy viviendo. Donde quiera que estés, no olvides que te amo. Te amo con todo mi corazón, hoy y siempre.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cuatro meses después...

Estoy de vuelta. No es que no supiera que escribir, de hecho tengo una larga lista de ideas y pendientes para este blog. Simplemente no me había tomado el tiempo para hacerlo.

Particularmente para esta entrada, no tengo ningún tema en mente. Simplemente me estoy sentando a escribir por el gusto de hacerlo. Hace mucho que no lo hago y ya lo extraño.

Han pasado muchísimas cosas en estos últimos cuatro meses. Mi vida ha dado giros inesperados. Si hago un resumen rápido, el más impactante es que a partir del 26 de diciembre voy a vivir en San Luis Potosí. El más fuerte, la muerte de mi tío Fernando. El que no vi venir, mi novio. El más divertido, el viaje a Europa con mis amigas. Y bueno, entre todo esto hubo también despedidas, reencuentros, nuevos amigos, viejos conocidos que se hicieron presentes, me caí de un caballo, nuevas oficinas, perdí la cartera, me robaron mi bolsa, murió el papá de mi mejor amigo de la prepa, una de mis mejores amigas entro a la residencia de sus sueños, conocí a la novia de un gran amigo...

En fin, han pasado muchas cosas en estos últimos cuatro meses. Algunas las disfruté mucho, otras las sufrí y lo único que puedo decir después de todo esto es que mi concepto y percepción del tiempo han cambiado. Sospecho que es un cambio que se quedará conmigo el resto de mis días.

En estos cuatro meses, aprendí que el tiempo no espera. Sé que puede sonar tonto, pero yo no tenía esa conciencia. Al menos no como la tengo ahora. El tiempo corre, siempre al mismo ritmo, siempre de la misma manera y siempre sin importar como estás o donde estás.

Cuando estaba en Europa los días parecían chiquititos, no daba tiempo de hacer todo lo que queríamos y las horas de traslado en los trenes, aunque divertidas, pesaban mucho pues eran horas que no podías "aprovechar". Es decir, no había forma de recorrer las ciudades que cruzabas, de caminar en las calles, entrar a los restaurantes, ver a la gente del lugar. Estábamos atrapadas en una salchicha de metal camino a la siguiente ciudad. Veía el reloj y los minutos no avanzaban. Pensaba en las cuatro horas que faltaban para llegar a nuestro destino y me parecían eternas.

Cuando estuve en el funeral de mi tío, las horas iban corriendo. Llegué a la funeraria, y de pronto, así como si nada, ya eran las 4 y media de la mañana. Ni siquiera las sentí. Ni siquiera fui yo la que se dio cuenta de la hora. Me enteré por que alguien me dijo que tenía que dormir un poco.

Los días siguientes, el tiempo fue implacable. Yo lo único que quería era un poco más de tiempo, que corriera un poquito más lento. Fue como si mi cerebro se atontara y tardara cien veces más de lo normal en procesar la información, como si no fuera capaz de entender lo que estaba pasando. No podía procesar (de hecho creo que aún no lo logro) el hecho de que estaba (¿o esta? ¿cómo se dice?) muerto. No me entraba en la cabeza que no va a estar en mi boda, que mis hijos no lo van a conocer, que no sé si el tenía claro que me mudaba a otra ciudad... Carajo, no me entraba en la cabeza que nunca más iba a escuchar ni su risa ni su voz. Y al tiempo le valió madre lo que yo estaba sintiendo. El día se convirtió en noche y la noche se hizo día de nuevo a un ritmo que me pareció abrumador, agresivo y molesto. No entendía como todo seguía igual, como todo seguía avanzando con el ritmo y la velocidad de siempre si para mi familia y para mí las cosas habían cambiado por completo.

¿Cómo se atreve la Navidad a acercarse a pasos tan agigantados? ¿No se da cuenta que es la primera desde su partida? ¿No puede esperarse un poquito más? Sólo a que nos entre bien la idea, sólo a que mi cabeza no tarde quince segundos entre que se acuerda de él y entre que se acuerda de que ya no está.
Es como si mi cerebro se hubiera quedado con la costumbre de pensar en él como si aún estuviera vivo. Como si tuviera que hacer un esfuerzo por pensar en él como un recuerdo y no como una persona que aún existe.

Sí, si, ya sé, las personas viven en nuestros corazones hasta que nosotros queremos, no mueren mientras pensemos en ellos, bla, bla, bla...
Eso es mentira. Ya no habrá nuevos recuerdos, nuevas imágenes, nuevas historias. Todo lo que queda son los recuerdos de lo que ya pasó. Ni siquiera las imágenes o sentimientos que se queden en mi cerebro de su funeral son "nuestros". Durante todo ese proceso, mi tío y yo ya no tuvimos ningún tipo de interacción real. Lo que va a quedar en mi cabeza son mis recuerdos de él, no recuerdos con él.
¿Cuánto tiempo voy a poder oír su risa en mi cabeza? ¿Cuánto tiempo va a tardar mi cerebro en olvidar el tono exacto de su voz? ¿Algún día me acordaré de cual fue la última vez que lo vi? ¿Cuál fue el último abrazo? ¿Lo habré realmente abrazado?

No se si suena loco, egoísta o tonto, pero si se que es real. Al menos para mí. El tiempo nunca volverá a ser como antes. Lo que me resulta más incómodo de todo esto es que al tiempo no le importa lo que yo piense de él. Al tiempo no le importa si yo opino que diez horas en un tren son demasiadas; no le importa si yo creo que 52 años, 7 meses, 5 días y aproximadamente 8 horas de vida son muy poco.
El tiempo funciona siempre igual y no le importa ni mi opinión ni mi relación con él. De hecho, no se si tiene algún tipo de relación conmigo. El tiempo es tiempo. Sucede en todos lados, no se le puede engañar, no se descompone nunca y a todos nos trata igual.

La única persona en el mundo que puede hacer algo por la relación/idea/opinión del tiempo, es uno mismo. Por el momento, tengo una relación complicada con el tiempo. Estoy muy enojada con él y al mismo tiempo me dolió tanto su mala jugada que quiero usarlo a mi favor. Espero que la gente que es importante para mí lo sepa, así que en vez de tomar tiempo para escribir mensajitos navideños, lo usaré para seguir atascando mi cerebro de momentos, recuerdos, risas, lágrimas, experiencias y una que otra chela en compañía de quién se deje. Tomaré algunos momentos para llorar mi tristeza y otros para gritar al mundo que esto no es justo. Algunos minutos serán para no hacer nada y la mayoría para hacer de todo. Y así, poco a poco mi relación con el tiempo será más cordial y amable. Pero nunca como antes.

domingo, 7 de agosto de 2011

México lindo y chingón

Que día el de ayer.

El viernes me dormí a las 3:30 de la mañana entre lágrimas y mentadas. Mal inicio de sábado. Desperté a las 6:45 para bañarme, arreglarme e irme a trabajar. Si, hay días en los que soy una Godínez cualquiera. Y sí, a veces me toca trabajar en sábado.

Lo primero en el día fue un desayuno que no estuvo nada mal y cuatro tazas de café para mantenerme despierta y sentir que había algún sentido en lo que me decían. Después me fui al Tec a trabajar. Estuve todo el día en un taller donde vimos un caso complicadísimo, tomé apuntes como loca, sólo comí un sandwich y luché contra el cansancio todo el día.

Saliendo, veníamos en el auto cuatro personas, mi mamá, dos amigas de ella y yo. Veníamos bajando por Centenario, esa avenida horrible que conecta Santa Fe con Revolución pero que es muy útil cuando hay tráfico.

De repente, veo del otro lado de la calle una camioneta estorbando la mitad del carril y una señora tirada en el piso. Mi mamá, que venía manejando, también la vio, así que cuando dije "Párate" se orillo y solo me dijo que tuviera cuidado.

Llegué y pregunté que había pasado. Resulta que la camioneta se quedó parada, la señora se bajó a ver que onda y en eso, no me queda claro como, la camioneta reaccionó, le pegó, la tiró y le pasó encima.

La señora estaba muy asustada y los mirones en la escena algo desconcertados. La revisé, le tomé el pulso y no tenía nada que pusiera en riesgo su vida. Tenia una posible fractura en la pierna izquierda y se quejaba de dolor en el tobillo derecho.

En eso empieza a llover. Alguien pregunta ¿y si la movemos? Explico yo que no es buena idea, ya que podríamos lastimarla más al moverla sin inmovilizarla. La lluvia se hace más fuerte. Estamos todos hechos una sopa. Alguien me dice que el marido viene en camino. Sé que la ambulancia va a tardar ¿qué hacer?

Decido inmovilizarla. Digo que necesito, vendas, cualquier cosa rígida y delgada, unas tijeras, una cinta, cartón. Lo que se me ocurre que puede servir para improvisar una férula.
Alguien va a la farmacia a comprar unas vendas. Uno de los mirones venía de un partido de fútbol y me da otras dos. Alguien va a la tienda por unas cajas. No se de dónde, alguien me trae un par de tablas como de triplay, delgadas y perfectas para improvisar una férula. Alguien me presta unas tijeras. De repente, ya no siento la lluvia. Miro hacia arriba y veo una sombrilla gigante que un mecánico le pidió al del puesto de tacos de canasta para taparnos. Alguien llama de nuevo al marido. Mi mamá sigue en el teléfono preguntando por la ambulancia.

En cuestión de dos minutos, los mirones dejaron de ser mirones y pasaron a ser gente activa, comprometida con la situación y dispuesta a ayudar. Hubo quién no se había ni siquiera se había acercado y al ver a toda la gente haciendo algo, se acercó a ver si podía ayudar.

Entre todos, logramos inmovilizar la pierna y el tobillo de la señora. Tardamos alrededor de 25 minutos en hacer todo. Sólo nos quedaba esperar a que llegara la ambulancia. En eso, llego el marido. Seguíamos esperando a la ambulancia. Pasó la camioneta de una funeraria y dijo que ellos podían llevar a la señora al hospital que estaba a 500 m. En eso, oímos las sirenas de la ambulancia. Les dimos las gracias y se fueron. Llegó la ambulancia. La gente que había ayudado antes ayudó a levantarla y así pudimos subirla a la camilla. Nadie se fue hasta que la señora estuvo dentro de la ambulancia. Le di mi reporte a los paramédicos y yo también me fui.

Y me fui con una sonrisa de oreja a oreja y muy orgullosa de mi país y de mi ciudad. Una serie de extraños, reunidos en el mismo tiempo y lugar por asuntos del azar, decidimos dejar de hacer lo que estábamos haciendo para ayudar a alguien que lo necesitaba. Hicimos una cadena de ayuda y esfuerzos comunes por el bien de alguien que no conocíamos. Lo único que se necesitó fue la iniciativa de una persona, eso motivó a las otras. Y que chingón es vivir en una ciudad así. Que cosas como esta sucedan en una ciudad donde las muertes y crímenes se cuentan por hora, me asegura que aún estamos a tiempo de hacer algo diferente, algo más incluyente.

Creo que lo único que se necesita para cambiar nuestro entorno, nuestra ciudad, nuestro país; es un poco de iniciativa. Iniciativa en eso que sabes que sí puedes hacer una diferencia. Ya encontrarás quien quiera acompañarte en el camino.

Muchas gracias a todas esas personas que me ayudaron, que estuvieron conmigo y que me tuvieron confianza. Gracias por demostrarme (una vez más) que la gente buena y dispuesta sí existe y más cerca de lo que yo creía.

Verónica, espero que te recuperes pronto.

sábado, 6 de agosto de 2011

Yo

Sí, lo sé. Prometí no hablar mucho de mí. Prometí una entrada sobre fútbol, hablar de cosas útiles. No sé si este post será útil o no. Quiero pensar que sí. Va a ser útil por que la próxima vez que conozca a alguien va a ser mi carta de presentación. Voy a imprimirlo y a traer una copia en mi cartera. Así lo tendré a la mano cuando llegue a necesitarlo. Será como mi carta de requisitos, pero al revés. Quién quiera conocerme, quien quiera tratarme, quien quiera quererme tendrá que estar dispuesto a convivir con la que soy. ¿Abrir tu corazón, lo que verdaderamente eres así como primer paso? ¿Por qué no? De todos modos cuando dejas esa parte para después sales igual de lastimado...

Así que de ahora en adelante, quién trate conmigo tendrá que saber que:

Soy una mujer entregada, apasionada. No me dan miedo mis sentimientos. Soy intensa, inteligente, creativa, volcánica, mala perdedora, buena amiga. Sé escuchar. Puedo estar muy enojada, encabronada, verdaderamente emputada y sólo necesito dos minutos para respirar y entonces puedo hablar en calma y en un tono normal. No me gustan los gritos. Amo a mi familia. Son un desmadre, me desesperan a veces, pueden ser prejuiciosos, clasistas, tradicionales y hasta obtusos; pero antes de permitir que algún externo hable mal de cualquiera de ellos, se tendrá que enfrentar conmigo. He probado, a costa de un corazón roto, que soy leal, incluso con aquellos que no lo merecían. Soy muy buena para dividir las cuentas en los restaurantes. Juego a sumar los dígitos de las placas cuando voy sola en el auto. Me encanta cantar, aunque lo hago bastante mal. Soy pésima para tararear. Duermo sin pijama pero con cinco kilos de cobijas por que soy muy friolenta. He sido muy noviera. Dicen que soy muy coqueta. Para quien no mira con cuidado, puedo parecer valemadrista, irresponsable y hasta libertina. Pero en el fondo sigo siendo la misma niña que ama los tumblings, se emociona con una alberca de pelotas y llora en cualquier película de Disney, DreamWorks o Pixar. Tengo planeada mi boda desde que tengo diez. Nada me hace mayor ilusión que tener un hijo, pero no olvido que para hacer eso se necesitan dos. Quiero un otro que pueda manejar la incongruencia de mis ideas liberales con mis aspiraciones tradicionales. No he terminado una licenciatura. Era la alumna modelo hasta que salí de la prepa. Soy una ñoña sin remedio y aún hoy en día confundo el sentirme segura con hacer sentir inútil al de a lado. Me encanta la playa pero odio la arena. Soy alérgica a los gatos. Me gusta la NFL aunque no sepa gran cosa. Disfruto muchísimo ir al estadio. Fan de los Pumas y los Steelers. No sé nada de golf y creo que es el deporte más aburrido del mundo. Crecí sin mi papá. Tengo tres medios hermanos y aunque los he visto en contadas ocasiones les tengo un enorme cariño y un lugar muy especial. Si pudiera conocer a alguien que ya murió escogería conocer a mi abuela paterna. Me dan miedo los espejos en la noche, las abejas, los gusanos con pelos y mi terror más grande es algún día enfermar de Alzheimer. Mi mamá es mi más grande modelo a seguir, mi mejor apoyo y mi debilidad más grande. Me gusta el protagonismo y ser el centro de atención. Últimamente he descubierto que también disfruto los roles secundarios y que además, soy bastante buena desempeñándolos. Amé y odie los tres años de prepa. Mi salón me odiaba pero mi escuela era perfecta. Estuve en todas las actividades extracurriculares que las horas del día me permitían. Una de las pérdidas más grandes que he tenido ha sido dejar de hablar con mi mejor amigo de la prepa. Nunca he ido a un funeral donde la pena sea mía. Jamás se ha muerto alguien de mi familia o algún amigo. No sé lo que es un duelo profundo. Y aun así he visto varios muertos, incluso vi con mis propios ojos la muerte de un ser humano. Sentí como su pulso se apagaba lentamente y como la vida dejaba tras de sí un cuerpo inerte. Soy pésima para peinarme. Me encantan los vestidos pero soy un poco torpe para usarlos. Disfruto enormemente subirme a los árboles, pero ahora me da miedo caerme. Sé lo que es perder la confianza de alguien y perderle la confianza a alguien. Tengo un IQ de 138 puntos. Me encantan los juegos mentales como sudokus, juegos de lógica y pensamiento lateral. Me hace sentir que soy lista cada que resuelvo alguno. Aunque mi abuelo es campeón de ajedrez no soy muy fan del juego. Soy impulsiva, tomo decisiones sin pensar y hago lo posible por seguir a mis instintos. No tengo miedo de dejarme llevar. Me siento cómoda con la incertidumbre y el miedo para mí representa un reto. Mido 1.69 y siempre he sentido que tengo 5 kilos más de los que debo, pero tampoco nunca he hecho lo necesario para bajarlos. Se usar un martillo y una navaja desde que tengo cinco años. Es en serio. Soy paramédico, tengo un botiquín en la cajuela de mi coche y procuro traer siempre unos guantes de látex conmigo. Si veo un accidente o una persona herida, me detengo sin importar a dónde voy a llegar tarde. Amo comprar zapatos. Me encantan los de tacones altísimos, aunque a los 45 minutos de usarlos tenga que quitármelos. Odio los calcetines. He ido descalza al cine. He salido con alguien más joven que yo, normalmente ando con tipos más grandes que yo y una vez me enamoré de alguien dieciséis años mayor que yo. Parece que no le doy mucha importancia a la opinión ajena, pero la verdad es que la aprobación de mis amigos y familia me da certeza y confianza. Me gustan mis cicatrices y considero una ventaja que mi umbral del dolor soporte diez huesos dislocados por más de dos semanas sin dolor alguno. Soy mala paciente. De chiquita me sangraba la nariz. No me gustan mis pies. Me encanta mi espalda y mi cabello. Uso brackets. Uso lentes. No tengo mucho apego material y en los semáforos prefiero dar dulces o cigarros antes que monedas. Soy fumadora social. Cuando estoy muy triste o muy enojada, también fumo. Me encanta el sonido del papel quemándose y las formas que se hacen con el humo. Tengo curiosidad por la fotografía. Me encanta el fuego, las fogatas y ver estrellas en las noches. He posado desnuda. Pero sólo una vez. Me puedo pasar horas en un museo y me declaro fan del impresionismo. Quisiera escribir un libro, pero no se de qué. Me encanta ver películas y disfruto a montones los blockbusters del verano. Mi libro favorito es Fray Perico y su Borrico. Hablo mucho y muy rápido. Me encanta dar clases, me purga que me cuelguen el teléfono y me molesta la gente que no apaga su celular en el cine. Me como los nachos con queso, salsa y limón. Mi sandwich favorito es de philadelphia con mermelada y jamón. Soy súper detallista y tengo una capacidad para ser cursi tremenda, aunque cada vez me cuesta más trabajo dejarla salir. Quiero casarme entre los 25 y los 26. Si, me quiero casar. No por la ceremonia, sino por el vestido y la fiesta. Me encanta que me tomen fotos, aunque borre la mitad por que no guste como salgo. Tengo un prejuicio enorme contra la gente fresa. Creo que todos tienen la cabeza hueca y cero conciencia social. Odio a las niñas que hablan como si tuvieran una papa en la boca. No me da miedo ensuciarme en el lodo ni mojarme con la lluvia. Colecciono los boletos del metro de las diferentes ciudades que he visitado en Europa. Me fui a vivir a Finlandia creyendo que no iba a regresar. He leído todos los libros de Harry Potter al menos tres veces. Vi las versiones extendidas del Señor de los Anillos de corrido. Deseo nunca pasar por un divorcio. Soy fan de Sex & the city y no me avergüenzo de ello. Me considero ecológica, quiero un carro híbrido y no se manejar standard. Puedo llegar a ser bastante TOC y acomodo la ropa en mi clóset por colores. Tengo la manía de enredarme el pelo en los dedos. Procuro caminar del lado izquierdo de la gente. Se admitir que me equivoco y no tengo miedo de pedir disculpas. Uso un shampoo para niños con olor a coco desde hace cinco años por que huele a playa. Siempre me maquillo igual, soy alérgica a la lactosa y un poco adicta a la adrenalina. Todavía tengo peluches en mi cama, me encanta reír y no podría andar con alguien que fuera más chaparro que yo. Soy bastante mal pensada y tuve que aprender a hablarle de usted a la gente. Tengo un perro que se llama Max pero vive en casa de mis abuelos. No se pintarme las uñas y tengo una perforación en el ombligo. Ya padecí varicela y paperas. Uso una Mac. Estoy absolutamente orgullosa de mis botas amarillas de plástico para la lluvia y me encanta usarlas. Prefiero la vainilla al chocolate y la pizza a los hot dogs. Soy algo berrinchuda, pero es sólo mi forma de pedir que me apapachen y me consientan. No creo en la Iglesia como institución, sí creo en Dios, estoy a favor del aborto y en contra de la pena de muerte. Me baño con agua muy caliente, me gusta manejar rápido y me encanta la carretera. Me siento orgullosa por que puedo ir de Coapa a Satélite sin perderme y sin tomar el Periférico. Sólo una vez he estado internada y nadie sabe a ciencia cierta por que fue. Me dan miedo las alturas, pero por que me dan ganas de aventarme. Casi siempre me acuerdo de mis sueños y suelo soñar cosas muuuuy extrañas. Nunca he ido a una boda, nunca me ha picado una abeja. Tengo más de 15 accidentes entre fracturas, dislocaciones y esguinces en mi historial. Amo el Mac&Cheese y considero que lo más asqueroso que alguien puede tomar es leche tibia. Quiero tener tres hijos. Me considero bonita. Me cuesta mucho trabajo encontrar unos jeans que me queden bien. Nunca he ido a Canadá. Dono sangre de manera regular y voluntaria y tengo una letra espantosa. Puedo ser bastante estructurada si así lo quiero, me gustan los colores vivos y todavía conservo las cartas de mi novio de la primaria.

Creo en el amor a primera vista y estoy buscando al amor de mi vida.

Cuando lo encuentre, sabrá que quizá no soy una princesa...
Pero así me verá él.
Y así me sentiré yo.

sábado, 30 de julio de 2011

(Paréntesis)

Miedo

Tienes miedo de mí, lo sabes y lo se

Temes tal vez a mi mirada

Cuando el peligro lo provocan tus ojos en los míos

Tienes temor tal vez al sinsentido

A lo riesgoso de mi vida aventurada

Incertidumbre y osadía

Temeridad, intrepidez

Tribulación ante mi fértil altivez

Ante el arrojo, atrevimiento y valentía.


Dices que es recelo a mis preguntas

Cuando lo que genera turbación son tus respuestas

La evidencia de tu espíritu que busca

Inconforme, audaz, rebeldía en total potencia

Tienes temor tal vez a tu bravía

A la evidencia de tu espíritu en conflicto

Tú propia lucha, tu colisión, tu laberinto

A confrontar a tus certezas y caminos

Al detonante que mi vida significa


Tienes temor tal vez a nuestros cuerpos imantados

Pero no son riesgosas mis manos ni las tuyas, sino el tacto

No son peligro tus sueños o los míos, sino el pacto

No es mi cuerpo ni es el tuyo sino el acto

Ni mi boca ni tu boca, es el arraigo

No ves que somos explosión

Volcán activo, potencial, detonación

No ves que juntos provocamos estampidas

Que no eres tú, que no soy yo

Que es una mezcla, es la fusión

Es la fisión y la fricción

Nuestro contacto y nuestro roce lo que brilla.


Tienes miedo de mi, lo sabes y lo se.

Vas con cuidado, turbación, desasosiego

Si lo que causa tu temor es que te quiera, sal corriendo

Pero huye al fin del mundo

Donde no puedan alcanzarte mis anhelos

Donde no puedan descubrirte mis afanes

Donde sí puedas esconderte de mis sueños

Tendría que ser en el valle más profundo

Y tal vez ahí un día me encuentre tu camino

Tal vez lo logres en el antro más oscuro

Pero quizás allí también me cuele en tu destino.


Si es tu recelo a que te quiera no hay remedio

No hay solución ni subterfugio

Si es prevención a que te adore no hay salida

No hay sendero ni recurso ni acciones evasivas

Porque entérate que nunca reparé en tus ojos

Nunca tu sonrisa provocó tribulaciones

Ni tu pelo, ni tu cuerpo, ni tu risa

Fue tu mente proverbial la que captó mis sensaciones.

Tu alma me impactó y ahora soy tuyo

Ahora busco también tus ojos, tu pelo, tu sonrisa

Por fuera y por dentro me cautivas

Me aniquilas, me subyugas me haces trizas

Amo tu alma y ante eso no hay salida


Si es precaución a que me quieras, ni lo intentes

Que yo estaré presente ante tu azoro

Que ante la guerra y el amor todo se vale

Y se luchar, se resistir y ser paciente

De hecho me temes por temor a enamorarte

Por eso huyes, te evaporas, desvaneces

Por eso un día sin previo aviso te esfumaste

Si es tu zozobra por quererme estás perdida

Que has de quererme, te lo juro por mi vida


Juan Miguel Zunzunegui

lunes, 25 de julio de 2011

Basket - 001

Esto es lo que yo pensaba del basket antes de escribir este post:

1.- La diferencia entre el basket y el soccer es que uno es con las manos y otro con los pies.

2.- NBA significa Negros Bien Altos

3.- El número 23 se asocia con Michael Jordan, el mejor jugador de la historia de este deporte (O eso tengo entendido)

4.- Duele muchísimo que un balón te basket te caiga sobre un dedo

5.- Space Jam no es real


Como podrán ver, mi conocimiento sobre este deporte no era algo de lo que pudiera sentirme particularmente orgullosa. Así que decidí hacer un poco más de investigación al respecto. Decidí dividir mi investigación en diez categorías.

  • Partidos
  • Jugadores
  • Reglas
  • Equipos
  • Uniformes
  • Datos curiosos
  • Estadios
  • Coaches
  • Premios
  • Impacto del deporte en la vida diaria

Una vez definido esto, recurrí a la que me pareció la mejor fuente de información: un fan absoluto de este deporte. Y es así como Diego Zanassi hace su segunda colaboración a este blog. Pena debería de darles si no saben cuál fue la primera.

Zanassi, mil mil mil gracias. Muchísimas gracias por el tiempo y el esfuerzo que pusiste en ayudarme a hacer esto. Gracias por el apoyo, la paciencia, el esfuerzo, el tiempo, las risas, los DM's y todo lo demás. Te has ganado unas chelas bien frías, una pizza y un helado. Te mando un abrazote =)

Aviso a los lectores: la parte en cursivas es mi aportación, el resto es la transcripción literal de lo que este clavado con el baket escribió. Lean de corrido, en partes, por tandas o como se les de la gana. He aquí los resultados.

(PD: Lo de negros bien altos fue broma, si sabía lo que NBA significa)


Partidos

Cada temporada regular de la NBA tiene 82 partidos, eso sin tomar en cuenta los playoffs. Eso quiere decir que pedirle a alguien que escoja sólo diez partidos en la historia de este deporte para ser presentados aquí, puede representar una tarea imposible de realizar. Aún así, aquí les presentamos los partidos elegidos por nuestro fan junto con la descripción de por que merecen estar en esta lista.


1.- Juego 5 finales de 1976 entre Phoenix y Boston.

Lo que tiene de increíble y memorable este juego es que una vez que estaban en el segundo tiempo extra, Boston anota y todo indica que tienen la victoria. La gente invade la cancha, los jugadores se van a los lockers pero los árbitros revisan y todavía queda 1 segundo en el reloj. Phoenix saca, empata y se van a tercer tiempo extra. Eventualmente Boston ganaría la serie pero es uno de los partidos más memorables.




2.- Juego 5 de Lakers Vs. Spurs en los Playoffs del 2004

Después de un juego impresionante en el que nunca hubo un ganador claro, Tim Duncan logra un tiro imposible sobre Shaquille O’Neal que pone a los Spurs arriba por uno dejando .4 de segundo en reloj. Todos daban el partido para San Antonio pero Derek Fisher soltó una plegaria en ese tiempo, anotó para darle la victoria a los Lakers en el juego y eventualmente en la serie.




3.- Finales de 1984, Lakers Vs. Celtics.

Después de ser arrastrados por los Lakers, Larry Bird hizo una declaración en la que dijo que sus jugadores no tenían corazón y jugaban como maricas. Esto sólo les metió un cohete por el culo al resto de los Celtics y salieron a matar… literal. La falta de Kevin McHale sobre Kurt Rambis es histórica porque no sólo cambia el momentum de la serie sino que pone un estandarte de lo fuerte que se debe de jugar en playoffs y finales. Y también pone a Larry Bird como uno de los mejores “motivadores” que hemos visto.




4.- Juego 5 de las finales del 97. Chicago Vs. Utah.

Se le conoce como “The Flu Game” porque Jordan amaneció ese día con un envenenamiento por comida y un virus estomacal, sudores, temblorina y una fiebre de 39.5º C. Todo el paquete pues. Empezó lento, pálido y perdiendo por 16. Pero el hombre se puso las pilas y acabó contribuyendo con 38 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 3 robos y un tapón para darle la victoria a los Bulls. Nada mal para casi desmayarse a la mitad del juego.




5.- Juego 6 Finales de conferencia de 1987. Celtics Vs. Pistons.

Los Pistons se encuentran a una victoria de pasar a las finales y todo indica que lo lograrán ya que arriba por uno, tienen el balón y van a sacar con 5 segundos restantes en el reloj. Bird no estaba de acuerdo, logra robar el saque para dar un pase y que Dennis Johnson lograra la canasta para darle la victoria y eventualmente la serie a Boston.





6.- Juego de estrellas en Orlando, 1992.

Este juego parecía ser un fin de semana común y corriente para todos los fans con una gran diferencia: Magic Johnson se había retirado al principio de la temporada por contraer el virus del VIH. Ahora, para todo juego de estrellas, los fans votan por los 5 titulares de cada equipo. Y aunque no jugó en toda la temporada, los fans votaron por Magic y la liga le dio permiso de jugar. Fue un partido muy emotivo desde el inicio ya que todo el equipo del Este (Magic jugaba para el Oeste) fue a darle la mano y un abrazo a Magic antes de iniciar el juego. Conforme avanzó el partido varios jugadores del Este (Isiah Thomas, Michael Jordan, etc.) se turnaron para echarse un duelo personal contra Johnson. En todos los casos el fue el ganador y eventualmente clavó un triple que nos quedó grabado en la memoria a todos los que vimos ese juego y le dio un premio que lo había eludido por toda su carrera: el jugador más valioso del juego de estrellas.




7.- Pelea Detroit Vs. Indiana 2004.

Un partido común y corriente de temporada regular que tiene una pequeña característica que lo diferencia del resto: La peor pelea en la historia de la liga y de las peores en la historia del deporte gringo. Una falta fuerte manda a Ron Artest a acostarse en la mesa de los anotadores. Un fan le avienta una cerveza y todo se va al carajo. Se deja ir a las gradas a golpear fans, los dos equipos se avientan detrás de él y se arma una campal de jugadores contra espectadores atascadísima. Esto acabó en una suspensión de toda la temporada para Artest y que eventualmente Indiana lo cambiara.




8.- Lakers Vs. Raptors 22 de enero del 2006.

Kobe Bryant anota 81 puntos. No hay más que decir. Se convierte en el segundo jugador con más puntos en un partido (el primero es Wilt Chamberlain con 100).






Y tantos juegos más que merecen una mención: Los tiempos extras de las finales Bulls Vs. Suns, Golden State botando a Dallas de los Playoffs, y NY y Denver haciéndole lo mismo a Miami y Seattle. Los 63 de Jordan en el Garden, el mano a mano de Dominique contra Bird, bla bla bla. La lista es interminable, sobretodo para un clavado como yo.


Jugadores

Lo único que yo sabía de jugadores de la NBA era que Jordan era lo máximo, que tenía sus propios tenis y que había unos tipos a los que llamaban Pippen y Magic que eran ídolos en la NBA. Evidentemente, hay mucho más que decir... Here we go.

Cuando se habla de jugadores jamás vamos a poder estar todos de acuerdo en quiénes son los mejores y quiénes están sobrevaluados. Aquí pongo 2 listas de los que considero básicos en la historia de la NBA. El orden en el que están no implica su importancia, es aleatorio y repito, son los más importantes para mí, hay chingos más que no entran pero pues no se puede complacer a todos.


Retirados

Michael Jordan – Considerado por muchos el mejor jugador de todos los tiempos. 6 campeonatos y todo premio habido y por haber (menos el del concurso de triples). Un solo hombre que revolucionó el juego y nos mostró cosas que considerábamos imposibles. Muchos sólo conocen a la NBA por él.

Larry Bird – El hillbilly de Indiana que se convirtió en leyenda. Uno de los mejores tiradores en la historia. De los jugadores que más trabajaban en su juego durante la temporada y cuando no había temporada. Responsable de la segunda dinastía de los Celitcs y temido por todo defensa.

Earvin “Magic” Johnson – El responsable del “Showtime” de los Lakers de los 80’s. Un maestro de las asistencias y poseedor de la mejor visión de cancha que puede haber. No se puede hablar de Bird sin Magic y viceversa. Su rivalidad en los 80’s marcó una época y muchos dicen que desde entonces no ha vuelto a haber rivalidades así de fuertes.

Bill Russell – Poste legendario de los Celtics de los 60’s y 70’s. El único que le podía poner un alto a Wilt Chamberlain. Con él en el centro, los Celtics ganaron 11 campeonatos en 13 temporadas. Revolucionó la defensa con su habilidad única para tapar tiros.

Wilt Chamberlain – La versión rockstar de Russell. Tal vez sólo obtuvo 2 campeonatos pero sigue siendo el único jugador en promediar 50 puntos por partido toda una temporada y el mayor anotador en un juego con 100 puntos. Kobe estuvo cerca con 81 pero ése sigue siendo un récord que falta mucho para que rompan.

“Pistol” Pete Maravich – Cambió por completo el rol del botador en el juego. Con un juego totalmente dinámico e innovador, mostró que la creatividad no sólo se veía muy bien en el juego sino que ayudaba mucho a ganar y a llenar estadios.

Hakeem Olajuwon - Uno de los postes más dominantes en la historia. Lo pongo a él en vez de Robinson e Ewing (los 2 titulares del Dream Team) por la habilidad que tenía para humillaros cada que podía. El Nigeriano empezó jugando como portero de niño y esas habilidades y velocidad se vieron bien reflejadas en su juego como basquetbolista. En lo personal, es el jugador más rápido que he visto con ese tamaño.

Charles Barkley – El estandarte del Power Forward agresivo, malo y problemático. La fuerza y poder con la que Barkley jugaba lo hicieron uno de los jugadores más dominantes en su posición. Sir Charles no sólo tenía una forma de jugar única para su tamaño y peso, sino que tuvo de los mejores tenis en la historia.

Shaquille O’neal – El Shaq se acaba de retirar y creo que todo buen fan puede decir que después de Russell y Chamberlain, O’neal es el hombre más dominante en esa posición. Durante su racha de 3 campeonatos seguidos con los Lakers no existió nadie capaz de detenerlo. Y su sentido del humor y ganas de ayudar a los demás, son cosas únicas que no se han visto en otro jugador. Ah, y rompía los tableros.

George Mikan – El primer “gran hombre”. Como poste de los Minneapolis Lakers en los 50’s, Mikan básicamente inventó la posición de poste dominante. Era imposible pararlo en esa época y creo la primera dinastía con los 4 titulos que le dio a los Lakers.

Julius “Dr. J” Erving – Junto con David Thompson y la ABA, Dr. J fue de alguna forma un precursor de Jordan. Un negro funky con un gran afro que podía saltar y decidir qué hacer con el balón mientras estaba en el aire. Le dio un aire de espectacularidad al juego que no había, y en cuanto pasó a los Sixers de Philadelphia, su nivel sólo creció y ganó 3 campeonatos con ellos.

Otros a considerar: Elgin Baylor, Bob Cousy, Kareem Abdul Jabbar, John Stockton, Willis Reed, Earl “The Pearl” Monroe, Dominque Wilkins, Reggie Miller, Scottie Pippen, Dennis Rodman, Alonzo Mourning, ¿Allen Iverson?, etc. Puedo seguir horas poniendo jugadores que considero importantísimos. Pero por ahora, me quedo con éstos.

Activos

Kobe Bryant – Considerado por muchos el mejor jugador de la liga. Hasta esta última derrota en los playoffs. Tiene 5 campeonatos con los Lakers y aunque odiado por casi todos, es de lo mejor que ha tenido la liga en estos últimos años.

LeBron James – El único más odiado que Kobe y a la vez el considerado “posible mejor de todos los tiempos”. Aunque sigue sin ganar y es un berrinchudo de mierda, no podemos negar que lo que hace en la cancha es increíble. Es una locomotora imposible de parar que aparte puede tirar de lejos. En cuanto empiece a ganar anillos la cosa se va a poner fea.

Dwyane Wade – Más que el brazo derecho de LeBron, es el único capaz de hacer que James pase al lugar de pasajero y no de conductor. La habilidad que tiene para echarse el equipo al hombro y convertir los tiros más incómodos que hay es algo muy cabrón. Ya tiene un título y estoy seguro que tendrá otro.

Dwight Howard – El poste dominante de esta época. El centro de Orlando es una bestia a la defensa y tampoco es muy fácil de parar en el ataque. Aunque sólo tiene una visita a las Finales que perdió contra los Lakers, en cuanto tenga un equipo detrás de él que realmente pueda hacer bien su trabajo, no va a haber quien lo pare.

Carmelo Anthony – El Farrah Fawcett de LeBron James. Uno de los jugadores más versátiles que hay al que sólo le falta más confianza y liderazgo para llevar a los Knicks más lejos en los Playoffs.

Chris Paul – Un botador tan rápido y letal a quien no le importa tener frente a Dwight Howard, encontrará la forma de colar y obtener los puntos. Gran visión de campo y la única razón por la que los Hornets ganan juegos.

Derrick Rose – El actual MVP (jugador más valioso) de la liga. El botador más explosivo que he visto. El ángulo que agarra para correr y la potencia que tiene para saltar es algo impresionante. Igual, en cuanto tenga más equipo, Chicago puede ser capaz de regresar a esos días de gloria.

Steve Nash – Aunque ya está en sus últimas, no podemos hablar de jugadores activos sin mencionarlo. 2 MVP’s seguidos y la única luz de esperanza en Phoenix. Un canadiense que todo partido lo deja todo en la cancha y con una visión del juego envidiable.

Dirk Nowitzki – El actual MVP de las Finales con su equipo campeón Dallas Mavericks. El nivel que alcanzó el juego de Dirk en estos Playoffs fue de miedo. Ya considerado por muchos el mejor europeo en jugar en la NBA, Nowitzki tiene un tiro letal y un estilo de juego sin precedentes para alguien de su tamaño (2.10m).

Rajon Rondo – El botador de Boston que se encargó de que todos nos olvidáramos de Allen, Garnett y Pierce. Su rapidez, ganas de ganar y forma de pasar, lo convierten en alguien a veces imposible de defender.

Deron Williams – Aunque se haya ido a Nueva Jersey, este botador es otro que puede cambiar el resultado del juego por si solo. No sólo tira, cuela y pasa, sino que su presencia en la cancha cambia por completo la actitud de un equipo.

Kevin Durant – El joven largirucho se ha encargado de transformar a Oklahoma City de un equipo de expansión a un equipo de Playoffs que en cualquier momento nos sorprende llegando a la final. Su juego exterior es envidiable y el poder y fuerza con la que ataca el aro es para irse de nalgas.

Otros a considerar: Pau Gasol, Zach Randolph, Russell Westbrook, Manu Ginobli, Tim Duncan, Joe Johnson, Josh Smith, Blake Griffin, Kevin Love, Amar’e Studamire y chingos más.


Reglas

A todos nos ha pasado que creemos que sabemos como funcionan las cosas. Dale chance a la duda y revisa las reglas. Quizá hay una que no conocías o mejor aún, quizá te enteras de que las cosas no eran como tu creías.

Las reglas básicas para entender el basket:

1.- Tienes que botar la pelota para moverte. Sólo puedes dar dos pasos sin botar antes de tirar o pasar.

2.- Sólo puedes tapar un tiro cuando la pelota va hacia arriba o no ha tocado el tablero. De otra forma la canasta cuenta.

3.- Una vez cruzada la media cancha no puedes regresar.

4.- Cada jugador tiene 6 faltas, (5 en colegial e internacional). Una vez cometida la sexta, los sacan del juego. Las faltas pueden ser ofensivas o defensivas.

5.- Si saltas con la pelota y no tiras, la tienes que soltar, no puedes caer todavía con la pelota en las manos.

6.- Cuando la bola sale, tienes 5 segundos para hacer el saque.

7.- Hay faltas técnicas. Éstas son las que se marcan cuando le gritan a un arbitro, a otro jugador o algo que viole las políticas de “conducta” de la liga. A la segunda te expulsan del juego.

8.- Cuando una falta es intencional y muy fuerte, se considera falta flagrante. Cuenta como falta técnica y depende el nivel de violencia si es considerada Flagrante 1 o 2.

9.- Una canasta vale 2 puntos. Fuera de la media luna vale 3 y un tiro libre vale 1.

10.- Los que juegan con la jersey blanca son los que están en casa, los que llevan la de color son los visitantes.

11.- Cada equipo tiene 24 segundos para tirar. La cuenta inicia cuando el balón toca el aro o el otro equipo lo roba.

12.- Un partido de basket dura cuatro cuartos de 12 minutos cada uno.


Equipos

Además de los Chicago Bulls, Los Lakers y Los Knicks el resto de los equipos es una masa confusa de colores, mascotas, nombres y ciudades. Si te pasa lo mismo, pásale a lo barrido.

La NBA tiene 30 equipos en dos conferencias, Este y Oeste. A continuación los que considero los más importantes en la historia de la liga.

Boston Celtics – El equipo con más títulos en la liga (16), ha uniformado a jugadores como Larry Bird, Bob Cousy, Dave Havlicek, Bill Russell, Kevin Mchale, Kevin Garnett, etc. 2 Dinastías distintas y la rivalidad más importante de la liga contra el siguiente.

Los Ángeles Lakers – Sigue a Boston con 15 títulos y jugadores de la talla de Magic Johnson, Wilt Chamberlain, Jerry West, Kobe Bryant y Kareem Abdul Jabbar.

Chicago Bulls – Los de Jordan, 6 campeonatos, grandes nombres como Pippen, Rodman, Kukoc, Harper, Kerr, etc. El equipo que definió a los 90’s.

San Antonio Spurs – El equipo que aunque siempre está por debajo del radar, siempre se tiene que considerar como un importante contendiente para el título. 4 campeonatos y nombres como George Gervin, David Robinson, Sean Elliott, Ginobili, Duncan y Parker.

New York Knicks – Aunque en términos de títulos andan bajos (2), es una de las franquicias más clásicas y respetadas. Por ahí han pasado jugadores de la talla de Patrick Ewing, Larry Johnson, Latrell Sprewell, Allan Houston, Dave Debusschere, John Starks, etc.

Miami Heat – Este equipo no entraría a esta lista de no ser por la temporada pasada. La contratación de LeBron James y Chris Bosh lo llevó a un estatus de Real Madrid en la NBA. Lástima que no pudieron cumplir y perdieron contra…

Dallas Mavericks – Alguna vez fueron el peor equipo en la liga. Hoy son campeones y aunque dudo que repitan la temporada siguiente, lo que hicieron este año es realmente admirable.

El Dream Team – Para las Olimpiadas de Barcelona 92, se le permitió a Estados Unidos llevar a jugadores profesionales para el equipo de basket. Esto fue un gran cambio ya que anteriormente sólo podían participar con amateurs (jugadores colegiales) y el llevar a sus súper estrellas los llevó a la medalla de oro (ganaron todos los partidos por un promedio de 44 puntos) y a pasar a la historia como el mejor equipo que ha habido.

Seattle Supersonics – A ellos sólo los menciono porque fueron el equipo favorito de chingos de personas y eventualmente desaparecieron al mudarse a Oklahoma City. Hasta la fecha en toda plática de basket aparece un fan de los Sonics.

Otros a considerar: Oklahoma City, Philadelphia 76ers, Detroit Pistons y Phoenix Suns.


Uniformes

Como buena mujer que cumple algunos de los estereotipos propios de mi género, tengo cierto interés que hay en los aparadores de las tiendas de ropa y padezco de cierta inclinación por comprar zapatos que no no necesito. La manera perfecta de mezclar esto con los deportes: los uniformes.

1.- Cleveland 83 . 87

Aunque no se vean tan bonito, veánsela un día a Lebron y me dicen si el naranja no los hace querer comprarse un micro mini shoot out y shaq attaq de Spalding y reventarlo con toda su ira.



2.- Bulls 90's

No puedes ganar 6 campeonatos y no verte bien haciéndolo.




3.- Empate entre Jazz de los 70's y Celtics 80's.
Honestamente más que por el uniforme es por todo el caché que les dan estos dos apellidos. Hombre Equipo Larry Legend y Pistol Pete.





4.- Hawks 80's.
Me costó decidir entre el rojo y blanco. Aceptémoslo, ver las windmills de 'Nique en cualquier otro uniforme o en otros colores le hubieran quitado la mitad de espéctaculo. Hubiera ganado más títulos pero menos campeonatos de clavadas, los cuales considero mucho más importantes y especiales que cualquier anillo de campeonato...not.




5. Warriors finales 80's, 90's.
Si yo fuera PJ Carlesimo y Sprewell me intentara ahorcar con esta jersey puesta no me encabronaría.




6.- Lakers Alterno 2000's.
Debí haber puesto el amarillo ya que por mucho tiempo fueron los únicos que no usaban uniforme blanco en casa. Sin embargo, soy fan a morir de este blanco. Techo.




7-. Knicks 90's.
Por favor, ves esta jersey y lo único que piensas es en Starks clavándosela en la jeta a 3 Bulls, Jordan incluido, con un dejo de Spike Lee.




8.- Portland Alterno 2000's.
No sé, desde que lo vi me lo llevo queriendo comprar... si tan solo tuvieran un jugador que valiera la pena.




9.- Orlando 90's.
Entraron a la liga rompiendo madres y tableros. Luego los barrieron en las finales y todo se fue al carajo. Afortunadamente siempre podremos recordar esos buenos tiempos con este uniforme.




10.- Phoenix 93-95.
El mejor uniforme en la historia. El equipo que más ha merecido ganar un título y no lo logró. La razón por la que odio a Michael Jordan y en especial a John Paxson. Sin embargo, ese tiro/daga que atravesó mi corazón jamás será mayor que mi excitación al ver esta jersey. La sigo buscando ya que cuando la vendían opté por la de Larry Johnson en los Hornets y cuando la obtenga la portaré con orgullo por las calles de Chicago.


11.- Seattle 80's y 90's

12.- Jersey actual de Golden State




Mención cabronamente honorífica a esta belleza de los Nuggets. Honestamente no sé si es la cosa más horrible que se le ha puesto a un atleta profesional y a un adolescente largirucho o la más maravillosa obra de arte concebida por un humano.



Datos curiosos

Datos curiosos para romper el hielo, impresionar a tu suegro o demostrarle a tu novio que si te interesa lo que a él le gusta.

- El logo de la NBA es Jerry West, uno de los jugadores más icónicos de los Lakers.

- Jack Nicholson. Es posiblemente el fan de un equipo más famoso que hay. Siempre está en primera fila en los juegos de los Lakers. Se dice que programa sus filmaciones para que no interfieran con la temporada y que para la filmación de The Departed prohibió que saliera cualquier cosa de los Celtics.

- Sólo 2 mexicanos han logrado jugar en la NBA. Horacio Llamas y Eduardo Nájera.

- NBA significa: National Basketball Association.

- El deporte se inventó en 1890 por el Dr. James Naismith.

- Los salarios son algo estúpido: Kobe Bryant gana aproximadamente 53 millones de dólares, más patrocinios, al año. Dios.

- Tienen una época de latinos al año, creo que es en el mes de Latin Appreciation o algo así donde varios uniformes le aumentan un “Los” a sus uniformes. Los Lakers, Los Spurs, El Heat y así. También, los equipos de ciudades que tienen algo de influencia irlandesa (Boston, Chicago y Nueva York) usan uniformes verdes para festejar Saint Patrick’s Day.

- La canasta se encuentra a 3.5 m del piso y empezó siendo una canasta para recolectar duraznos.

- Las clavadas tienden a ser lo más espectacular del juego, pero en realidad no tienen nada que ver con lo que ocurre en el streetball. Busquen videos de Team Flight Bros o And1 Dunks y verán de lo que hablo.

- Cada vez que un equipo gana el título, se les dan anillos a todos los jugadores, entrenadores, preparadores físicos, etc. Por eso la importancia del anillo y el que se diga que tal persona tiene tantos anillos.

- No hay show de medio tiempo


Estadios

Todos conocemos el Madison Square Garden. Nos hemos parado afuera, lo hemos visto en películas, hemos oído sobre él. Pero ¿y los demás?

Aunque todo estadio es importante e impresionante, hay 3 que considero los más importantes.

Madison Square Garden – Llamado por muchos la meca del basketball, el estadio de los Knicks es uno de los más emblemáticos en la historia. No sólo se juega basket sino que hay conciertos y cambian la duela por hielo para que jueguen los Rangers, el equipo de hockey de NY.

Boston Garden (el viejo) – Decían que podía ser el estadio más hostil para jugar. Todo en mal estado, duela doblada, sin aire acondicionado y un público totalmente devoto a su equipo. Por algo el que Jordan clavara 63 puntos ahí, es considerado una de las mayores hazañas en la historia.

Great Western Forum / Staples Center – Siempre ha habido una gran mística en los estadios de los Lakers. Desde todas las celebridades que van a ver los juegos, a los colores, a que son el único equipo que juega con amarillo de local (menos los domingos que juegan de blanco), los dos estadios han sido claves para los campeonatos del equipo.


Coaches

Tema del que no sabía absolutamente nada. Pero seamos sinceros ¿cuántos de ustedes los conocían antes de este post?

Red Auerbach

El segundo en la lista. El famoso entrenador que encendía un puro enorme cada que sus Celtics ganaban un título. Ganó 9 con ellos, el único que tiene más, es, obviamente, Phil Jackson.

Phil Jackson

Definitivamente el mejor entrenador en la historia del juego. Ganó todo, desde campeonatos en la CBA (Continental Basketball League, como una NBA más chaqueta) hasta 6 con los Bulls de Jordan y 5 con los Lakers de Kobe. Actualmente se acaba de retirar y ya es miembro del Salón de la Fama.

Pat Riley

Entrenador responsable del Showtime de los Lakers de los 80’s. Ganó 4 campeonatos con ellos para después convertirse en la cara de los Knicks de Nueva York con los que llegó a una final y la perdieron. Eventualmente ganaría otro anillo con Miami y es muy conocido entre nosotros los fans porque multa a todo jugador suyo que le ayude a levantarse a un contrario.

Chuck Daly

Entrenador de los Bad Boys de Detroit de los 80-90’s con los que obtuvo 2 títulos. Eventualmente pasaría a la historia al ser el entrenador del equipo olímpico de 1992, el famoso Dream Team.

John Wooden

En términos de entrenadores, también hay que mencionar a los más importantes de basket colegial que se encargaron de moldear a los futuros jugadores de la NBA. John Wooden es el mejor en la historia de la NCAA (National Collegiate Athletic Association). Fue entrenador de UCLA y cuenta con 10 títulos nacionales del 64 al 75 y la racha más atascada sin perder que hay: 88 juegos seguidos y 10 temporadas perfectas. Ahí dirán.

Dean Smith

Entrenador de North Carolina por 36 años, llevó a los Tar Heels a 2 campeonatos y tuvo la suerte de entrenar a un joven con el nombre de Michael Jordan. El estadio de la universidad lleva su nombre.

Mike Krzyzewski

Mejor conocido como Coach K, el entrenador de la Universidad de Duke, es una institución. Ha ganado 4 campeonatos con ellos y es el actual entrenador de la selección nacional de basketball. También tiene su propio videojuego.

Adolph Rupp

Entrenador de la Universidad de Kentucky, Rupp llegó a ser considerado “Entrenador del Siglo” después de ganar 4 títulos. Está en cuarto lugar en términos de victorias totales y fue entrenador de Pat Riley.

Bobby Knight

El loco coach de Indiana aparece aquí por estar en el top de las victorias en la NCAA, tiene 902. Y también porque es un loco de mierda al que corrían de todo partido y el que aventaba las sillas a la cancha. Awesome.


Premios

De nuevo un tema del que no sabía absolutamente nada. No me dejen sola y entérense que onda con los premios más importantes para la NBA


Larry O’Brien Trophy: El que todos quieren levantar, el trofeo de campeonato.

MVP (Most Valuable Player): El mejor jugador de la temporada. También se le da al mejor de las finales pero ahí es el Bill Russell Award. Y también se le da al MVP del juego de estrellas.

Rookie of the year: Novato del año.

Defensive player: Jugador defensivo del año.

6th man: Premio al mejor sexto hombre. Es decir, al mejor jugador que no es titular.

Coach of the Year: Coach del año.

Most Improved Player: El jugador que más mejoró su juego desde el año pasado.


Basket en la vida diaria

En este apartado no me siento tan wey. La evidencia de la estrecha relación entre el basket y otras esferas como la música, la ropa y los accesorios es evidente para todo el mundo. Y va mucho más allá de usar la playera de tu equipo el día que juegan un partido. Veamos que opina nuestro fan al respecto.


La influencia del basket en el mundo se puede ver en 4 áreas:

1.- Ropa y música

La moda de los raperos es la moda del basquetbolista (por lo menos de los negros). Todo rapero anda con gorra de basket, jersey original de las que nadie puede comprar jamás porque sólo hay dos en el mundo. Shorts de basket, muñequeras, bandas para la cabeza, etc. Es muy clara la influencia del basket en el rap y del rap en el basket. Escuchen un disco de rap completo de los últimos 15 años, mínimo 3 canciones van a traer referencias de jugadores.

2.- Películas

Dentro de las franquicias de películas de deportes, las de basketball están muy cerca de ser las más producidas y vistas. White Men Can’t Jump, Space Jam, Coach Carter, Hoosiers, The Air Up There, Glory Road, Love And Basketball, Eddie, etc. Hay un sin fin de títulos y a diferencia de las de otros deportes, éstas normalmente son muy buenas. Con sus excepciones obviamente (Juwanna Mann).

3.- Videojuegos

Tal vez sea sólo uno pero su influencia es innegable: NBA Jam. El juego de 2 contra 2 que introdujo la palabra “Boomshakalaka” al idioma universal y que hacia que amistades se acabaran por intentar escoger al Shaq. Podías romper los tableros, las clavadas eran una locura y la clave para las cabezas gigantes una maravilla. Un clásico en cualquier rank de videojuegos.

4.- Tenis

El fenómeno del tenis de basketball es algo sin precedentes y no hay nada que se le compare. Desde que los jugadores empezaron a ser patrocinados y a tener sus propios tenis, esto ha sido una locura. Actualmente hay locos que tienen colecciones que están valuadas por el millón de dólares. No puedes conseguir unos Air Jordan 1 originales por menos de 2,000 dólares, hay coleccionistas que tienen pares que jamás van a usar. La tecnología que involucran los tenis de basket también es algo cabrón. Las válvulas de aire, lo ligero del zapato, las suelas, material, tobilleras, etc. En mi opinión no hay calzado que se le compare.